Envia tu relatoCONTACTOinfo@fantasy-sex-shop.com.ar

msn!Telefono 011-4951-7814

separador
separador


Relatos eroticos   Varios relatos (Fede)

.Luego de un tiempo sin vernos y con algunas historias en nuestras vidas, comenzamos hablar nuevamente, no habíamos perdido los deseaos del uno por el otro.

Decidí invitarte a cenar, arreglamos para el sábado, desde temprano comencé a prepararme, me baño, me puse el perfume que a vos tanto te gustaba, mis jeans favoritos, mis camisa blanca, zapatos y un saco al tono.

Llegue con mi auto a las 21 horas, puntual a la puerta de tu casa, toco el portero para avisarte que estoy ahí, tu apareces por la puerta (no deseo describirte, te lo dejo a ti).

Nos damos un precioso abrazo junto con un beso en la mejilla, aun teníamos que recuperar el tiempo perdido.

Me dejaste elegir a mi el restaurante así que elegí uno pequeño, pero muy romántico y tranquilo, pedí la mesa de la esquina para poder tenerte cerca sentado en el mismo asiento. Nos sentamos te tome de la mano y la bese dulcemente mientras charlábamos de nuestras vidas.

Ambos comimos algo liviano, acompañado por un vino tinto, para la sobremesa elegimos champagne, luego comenzamos hablar cada vez mas cerca una cara de la otra diciéndonos cosas románticas al oído, rozándonos, acariciándonos las manos hasta que finalmente nos dimos un precioso beso, nuestros labios no podían despegarse, nuestras lenguas se movía como locas, nos abrazábamos fuerte nos acariciábamos las caras, la nuca. Luego nos echamos a reír después de tan hermoso momento.

Pedimos otra botella de champagne, seguimos besándonos, con mi mano derecha comencé a tocarte la pierna, tu pie esta suave, muy sueva, los besos eran mas intensos, mi mano ya estaba por el muslo, sentía tus vibraciones, te acariciaba suavemente disfrutando cada centímetro de tu piel, hasta que mi mano llego a tu colaless, te sentía mojada, tu presionabas mi nuca para que la lengua no se vaya lejos, mientras comenzabas a rozarme tu a mi. Tus pezones estaban parados, la calentura era importante, cuando sentíamos que ya era demasiado, nos comportábamos decentemente y tomábamos mas champagne, pero las burbujas subían rápido a la cabeza.

Subí mi manos hasta tu colaless y te la corrí, con mis dedos toque tu concha que estaba totalmente mojada, abriste los ojos y te reíste, te gustaba, tuviste un gesto de goce y me hiciste el guiño para que continué, estabas muy muy mojada, mis dedos jugaban entre los labios de tu concha, los pezones explotaban.

Tu mientras tanto, bajaste el cierre y metiste las manos en mis calzoncillos, empezaste a tocarme la pija que estaba bien dura y gorda, a esta altura no podía estar mas grande, salio en plenitud.

Bajo el mantel y con toda mi pija afuera empezaste hacerme la paja, mientras yo continuaba besándote y tocándote las concha, mis dedos entraban y salían de tu concha.

De golpe sacaste la mano, me dijiste al oído “ya sabes que hacer”, te levantaste y te fuiste al toilet, pero antes te apoyaste en el marco, me miraste y te reíste.

Yo te seguí, entre al baño de damas y tu me dijiste “te estaba esperando, porque tardaste tanto”, ahí mismo trabe la puerta, te metí en un baño, su sentada me desabrochaste los pantalones agarraste con furia mi pija, que estaba bien dura y empezaste a chuparla, con fuerza, como queriéndola comer, yo con una mano me tomaba de la pared y con la otra te agarraba de la nuca para que entrara toda.

Luego de un rato te levante, y empecé a chupar tus pezones, estaban bien duros, los chupe, los mordí, los succione, todo a la vez, luego te baje el colaless, te levante y empecé a penétrate no paraba de meter y sacar mi pija así guacho cogeme toda asi, perra como me estas haciendo gozar, tus piernas en mi costado me agarrabas fuerte de la cintura, yo te tocaba todo el culo y vos te agarrabas fuerte de mi cuello. No parababamos de gozar.

Un rato después te baje, te lleve al lavatorio te di vuelta, levante tu pollera y apoye mi pija en tu culo, lentamente empece a penetrarte, muy despacio, vos me ayudabas con tu mano, mientras tocabas toda mi pija dura.

Una vez adentro te agarre de la cintura y empece a penetrate cada vez mas fuerte, nuestro gemidos eran incontrolables, vos te agarrabas fuete del lavatorio.

Toma putita, aca tenes todo toma, si papito metemela hasta el fondo, dale, segui asi, como me haces gozar mamita ahhhh siiiii ahhhhh, mientras me mirabas por el espejo nuestras caras de goce, etabamos colorados de tanto gozar, llename la colita de tu leche, siiii acaca tene mi lechita toma toda mi lechita ahhhhhh siiii ahhhhhhh

********************

Llego del trabajo, estaba muerto pero con muchas ganas de verte, entro y vos estabas en la cocina, preparando algo para comer. Deje la notebook en el sillón y fui a buscarte, te doy un beso que es correspondido con muchas ganas, seguimos besándonos durante un rato y bajaste tu mano y empezaste a tocarme la pija sobre el pantalón, yo con mi mano tocaba tus tetas, sentíamos como se iban parando la pija y los pezones, me sacaste la camisa y empezaste a besarme el cuello, mientras yo te abrazaba yo te saque la remera, desabroche tu corpiño y libere tus tetas para empezar a chuparla toda mientras rozaba mi pija con tu concha, te besaba los pezones, el cuello, te acariciaba la nuca pasando por tu espalda y llegando a tu culo, para tocarlos. Mientras me iba sacando los zapatos y te desabrochaba el Jean, metí mi mano por debajo de tu bombacha y empecé a jugar con tu clítoris , vos desabrochaste mi pantalón, que se dejo caer y también metías tu mano dentro de mi boxer, blanco, te arrodillas, me bajas el boxer y empezas a chuparla muy despacito, era muy placentero, la agarrabas con tu mano derecha y me hacías la paja mientras me la seguías chupando, con tu mano izquierda me tocabas el culo. Durante un rato me la chupaste hasta que yo te levante puse mis dos manos en tu culo y te lleve arriba de la mesa, te baje el jean y empecé a pasar mi lengüita por tu clítoris, a jugar con tus labios y a meterte la lengüita a dentro de la concha, vos con tu mano corrías los labios y te recostabas en la mesa, pero a la vez querías ver como te la chupaba. Mientras te la seguía chupando nuestros gemidos eran mas altos, ahhhhhh ahhhhh sii si dale, chupamela toda, si. Te metía los dedos en la concha mientras la seguia chupando, vos me pedis “métemela”, te abro bien la piernas, vos estas recostada sobre la mesa y yo parado frente tuyo, me agarras la pija y la pones en tu concha, yo te levanto las piernas desde las rodillas y te penetro fuerte y profundo, pero rápido, nos movemos con locura. Vos me agarras con firmeza la nuca y me la llevas a tus tetas y me pedis que te las chupe, luego me levanto estoy por acabar, me muerdo el labios, ya esta por salir toda mi leche, me pedis acaba, acabame toda adentro, dale, siii asii siiiiiiiiiiiiiiiiii

********************

te pasaba a buscar por tu casa, en la camioneta, decidí llevarte a un lindo bar, muy bueno, mucha gente, muy divertido, música, trago. estábamos ahí, fui a comprar un par de tragos, empezamos a beber, a mi me gusta el wishky, para vos un trago mas suave, bebíamos, nos besábamos, nos reíamos, bailábamos, bailábamos apretados, muy sexy, seguíamos pidiendo tragos, champagne, los besos eran cada vez mas apasionados. Nos sentamos, nos seguimos besando y vos pones tu mano en mi entrepierna y agarras mi pija, mientras me besas, yo te agarro con las dos manos tu cara y te beso profundamente, vos me fregas la pija con el jean, comienzo a tocarte las tetas, a nadie le importaba lo que estábamos haciendo pero eso nos calentaba y nos ponía incomodo a la vez. te pedí de salir de ese lugar e ir a casa, mientras pasábamos por la gente yo atrás tuyo, apoyabas tu culo en mi pija y girabas la cabeza para besarme. Salimos del boliche riéndonos, subimos a la camioneta, mientras íbamos rumbo a casa, yo te metía la mano en tu concha y sentía lo caliente que estabas, vos te regocijabas de placer. de golpee tu empezaste a meterme a mi la mano, desabrochaste mi pantalón, te inclinaste y empezaste a chuparla, mientras manejaba, tus labios recorrían toda mi pija de la manera que mas me gusta, mientras que con tu mano tomabas la base, me costaba ingresar los cambios, quería tocarte la concha. Decidí estacionar el auto a un costado del camino, te levante te di un beso y te pedí que vayamos atrás para estar mas cómodos, en el asiento de atrás, te puse en un rincón y te empecé a chupar la concha mientras que con tus dos manos tomabas mi cabeza, te doblabas de placer, tu pecho se inflaba e ibas a explotar. Me sentaste, me pusiste mis brazos en el respaldo, , agarraste mi pija y comenzaste a pasarla por tu concha húmeda, mientras yo te chupaba las tetas, jugabas con mi pija y tu concha, hasta que la calzaste bien y te bajaste lentamente para sentir toda la pija dura en tu concha. ASIIII PAPITO ASIII BEBE. ahhhh, ahhhh guachita que lindo, comenzaste con movimiento dulces y lentos, para terminar rápido y salvaje, me cabalgabas como una experta, saltabas en el asiento, te movías y dejabas que mi pije juegue dentro de tu concha.. asiiiiiii ahhhhh dale seguí seguí que voy acabar no pares, si bebe dame tu lechita quiero tu lechita adentro mió, siiiiiii

space//GO TO TOP-PAGE


Relatos eroticos   Noche de odalisca (Adrian)

.Ella me habia prometido un “regalito” y ese sabado por la noche fue el momento de cumplirlo.

Tapo mis ojos y simplemente dijo guiando mi mano

–Te dejo esta copa de vino...espera aca...-

Y yo espere. No se si fue un minuto, diez o cuanto tiempo paso desde que mis ojos perdieron ese sentido tan preciado de la vista. Dicen que cuando uno anula un sentido los otros se aprecian mas y sera por eso que el vino me parecio tan delicioso o quizas la simple expectativa fue generando ese placer que hasta logro que disfrute de la espera.

Notaba movimientos en el living mientras yo permanecia en el cuarto, pero no podia determinar que estaba sucediendo y por mas que mis preguntas fueron insistentes, ninguna respuesta apropiada recibi y la incógnita duro hasta llegar el momento esperado. Tomamando de la mano me dijo

–Ya esta...veni-.

Con mis ojos aun tapados, segui su guia que me condujo al centro del living. Una pequeña presion en el hombro me indico que deberia sentarme y cumpli, dudoso pero ansioso, esperando la libertad visual. Me sente en el piso deseando por fin que mi tapa ojos fuera quitado y otra ves su voz:

–Cuando yo te diga pone play al CD y quitate el tapa ojos.-

Transcurrieron apenas unos segundos y la musica comenzo a sonar, mis ojos se vieron liberados y la primer accion fue buscarla en la sala. Eso provoco que mi vusta recorriera la totalidad del living buscandola y mientras musica arabe sonaba de fondo no logre verla, pero un primer flash genero la imagen que no olvidare y fue el preámbulo a lo que ocurriria esa noche: almohadones a mi alrededor, luz apagada y pequeñas velitas en el piso iluminando el salon con esa tenue luz generadora de relax.

Recibido el shock ambiental la musica fue transportándome y entonces la vi aparecer...

Difícil sera describir esa sensación. Un disfraz de odalisca la mostraba hermosa en la otra punta del linving. Apenas unos instantes permanecio quieta, como para que pudiera apreciar esa imagen que siempre guardare en mi recuerdo y lentamente comenzo a acercarse hacia mi, bailando, mirándome, como si se tratara de una funcion especial donde yo era el unico espectador.

Nunca sabre si bailo bien. Alguien le enseño un par de movimientos o lo aprendio en la tv, pero para mi fue el mejor baile arabe que se haya hecho. Lo importante no era si bailaba bien, si coordinaba con la musica. En realidad no solo no me di cuenta sino que tampoco pense en eso en aquel momento. A mi mente venia el placer de disfrutar de aquel espectáculo privado con un escenario de lujo y una ubicación unica y preferencial.

Entonces los sentimientos, esos que te vienen de muy adentro, se fueron mezclando con la exitacion. Ella seguia bailando y ya bien cerca mio no me dejaba tocarla. Me moria de deseos por rozar su piel al menos, pero me indico que deberia permanecer sentado y disfrutar del show sin que hubiera contacto.

Fui admirando su figura y dedicándome a sentir, pero la exitacion se fue apoderando de mi y haciendo caso a sus consejos de permanecer sentado comence a tocarme mientras seguia admirándola. La erección era inevitable. Mas alla del ambiente preparado, de la copa de vino y la insinuación del disfraz, el placer de unir el sentimiento con la exitacion genero un combo explosivo. Varios pensamientos se fueron mezclando en mi mente, desde apreciar el hecho de haber preparado todo aquello para mi, imaginándomela comprando el disfraz, las velitas, practicando los pasos de danza, etc hasta la pura exitacion de verla ahí: sus ropas con un azul traslucido, las cadenitas adornándola como si se tratara de una joya, todo lo que significa esa manera de vestirse que tienen las odaliscas, la hacian ver hermosa.

Y el calor fue ganando mi cuerpo. No podia dejar de tocarme y de a poco quedo mi exitacion al descubierto y comence a masturbarme viéndola, con esas ropas transparentes y sus movientos...

Lo que siguió fue puro placer, los almohadones sirviendo de cama improvisada, las velas iluminado tenuemente lo que el deseo nos llevo a hacer, la noche larga, fantasia que nunca imagine y se cumplio, el placer de lo sensual, el sexo desenfrenado.

space//GO TO TOP-PAGE

Relatos eroticos   Voyeur (Laika)

“Buenos Aires…ciudad de lujuria, deseos, erotismo, amor, romanticismo, sensualidad, pero por sobre todo…mucha PASION”

 

“ Voyeur/euse ”(mirón/ona)

Sentada frente a mi ventana comencé a observar el edificio de enfrente, cada uno tiene una luz especial, cada uno tiene vidas diferentes, aun que día a día uno observa mejor y se da cuenta que todos buscan lo mismo….cuerpos rozando, miradas gimiendo…dedos que se pierden en diferentes pieles, pensamientos, deseos.

Comenzamos con el 1º A, pareja sencilla, todo los días salen al trabajo a la misma hora, ella una mujer sencilla trabaja en un banco hace casi diez años, rubia de pelo corto, de ojos melancólicos, cuerpo tremendamente sensual, sus pechos redondos y bien marcadas, una cola que cualquiera daría su vida por dormir una siesta en ella, una vagina tremendamente sabrosa, la piel blanca se podría definir como transparente, él diez años mayor que ella gerente de una multinacional, habla muchos idiomas, un poco aburrido, muy buen mozo, porte de caballero, quizás a simple vista parecen aburridos, pero cuando vuelven a su Dpto. sus vidas comienzan…ella lo espera con su ropa sensual roja, velas, música suave…romántico, él llega abre la puerta y todo los días lo espera la misma escena., hasta que un día todo cambia, ya no lo espera con su ropa sensual roja…ahora lo espera en su cama…pero no esta sola, la acompaña su fiel amiga (morocha, pelo largo, piel sedosa con una aroma especial imposible de olvidar) …las dos brillan de una manera deslumbrante, él no hace ruido solo observa, ellas gimen mientras sus partes intimas se rozan y se rozan de ambas salen un placentero líquido, perfume orgásmico…la pieza comienza a verse roja, como esa ropa interior sensual con la cuál ella siempre lo espera…él sigue observando como si fuera un total desconocido…ellas se pierden en un limbo, nada existe, disfrutan de cada centímetro de ese momento….los olores son tan fuertes que él no logra pensar y comienza a quitarse la ropa, detrás de la puerta observando e intentando no molestar a esas hermosas fieras, sensuales, suaves, dulces, para asombro de él al mirar hacia abajo su pene esta más erecto que nunca, su punta mojada….le da cierto pudor, pero se da cuenta que esta solo..que nadie lo ve…ellas siguen en su limbo…al sacarse la ropa interior salpica sin querer la pared….de a poco su mano derecha comienza a moverse sobre su pene….ellas totalmente perdidas no se percatan que no solo ellas están disfrutando, que no solo ellas están por tener el mejor orgasmo de sus vidas…muchos ruidos, gemidos, respiraciones fuertes, bajas, ruidos indescriptibles….irrepetibles…es una habitación en llamas…el fuego sale de la cama, de la puerta, de los cuerpos, de los cuatro cuerpos…..sus rostros dibujan felicidad, placer, agonía…es una mezcla de todo… de golpe todo queda en silencio, todo acabo…ellas dos dulces hembras abrazadas, él un príncipe de la masturbación y yo sigo observando y disfrutando con mis vecinos.

Hasta la próxima...

“ Partager ” (Compartir)

 

Otra noche estrellada con una luna deslumbrante para poder observar a mis vecinos, esta vez mi mirada fue más allá de las ventanas, llegué a la terraza, una pileta celeste, la luna de compañía, la luz justa para ser cómplice de una pareja de sus más secretos deseos… sentada frente a mi ventana luego de una ducha, desnuda, me quedo deslumbrada con lo que mis ojos me regalan, dos cuerpos en plena fusión, sus labios se mezclan sus lenguas parecen lianas de una selva …no se puede distinguir si son hombres o mujeres es tan linda la escena que es lo que menos importa... el sudor le da un brillo especial a sus cuerpos, hasta puedo lograr oír sus gemidos con solo mirarlos, mi cuerpo da fuertes sacudidas en la pelvis, algo está por estallar…logro ver sus sexos, una mujer y un hombre….sobre la reposera suavemente el hombre la pone en cuatro a la mujer le ata las muñecas sobre la espalda le venda los ojos y la penetra muy suavemente en su cola…el vaivén comienza a aumentar de ritmo…logro sentir los aullidos, gemidos de goce de ellos….imagino los ojos de la mujer su mirada totalmente ida, no sabe q sucede solo esta gozando.

Ella es una hermosa mujer pelirroja, con senos pequeños muy sensuales, tiene una vagina muy deseable tamaño justo de labios, con pecas en su culo y un tatuaje muy sensual sobre el cachete derecho, es un pequeño caballito de mar…observando mejor descubro que es una Srta. de veinte años…se siente el olor de su frescura, de su inocencia perdida en un callejón. Él un hombre mayor de cincuenta años, de larga experiencia, su cuerpo es perfecto, su boca deliciosa, su sudor es un vicio.

Ambos cuerpos logran encontrar el ritmo, se menean y menean….la distancia que nos separa desaparece estoy frente a ellos tocando dulcemente mi clítoris, comienza a salir un dulce liquido desde adentro mío que con mi dedo índice lo tomo y se lo paso por los labios de la hermosa pelirroja ella lo saborea con su lengua, la cual tiene un arito, esto la hace más deseable y sexy.

El sudor de ambos salpica mi cuerpo desnudo, se escucha un fuerte rugido y nuevamente estoy sentada en mi silla frente a mi ventana observando a mis vecinos.

Hasta la próxima…

“MOROCHA”

 

Es una historia que comenzó hace siete años atrás (diciembre 2002), ella tenía 27 y él 39. Esa tarde que se conocieron hacía más de 30ºC, ella lo esperaba muy nerviosa en una esquina, no se conocían en persona solo habían escuchado sus voces y eso los había calentado muchísimo, él no llego solo, estaba con un amigo…más nerviosa, con las manos húmedas abrió la puerta del auto y subió…era una nena inocente-boba que no sabía en donde se embarcaba…no fueron a tomar nada, se conocieron en el auto los tres camino a un hotel alojamiento. Llegaron al hotel los tres bajaron juntos, ambos muy caballeros, subieron las escaleras, mientras uno de ellos comenzó a meter la mano bajo el vestido de “La Morocha” , ella más nerviosa que nunca, jamás había estado con hombres mayores y menos en esa situación…ella cerro los ojos y dejo que hicieran lo que quisieran… la besaron, la mimaron, la respetaron, le retiraron la poca ropa que traía fue todo un arte, le hicieron todo y más de lo que ella pensó que iba a tener… se sintió la mujer más desea del mundo, una reina…la penetraron los dos juntos, sus pijas terriblemente duras y suaves entraban y salían de su cuerpo…eran tres esculturas perfectamente diseñadas, era el perfecto molde. Todo siempre con mucho respeto, cuidando cada detalle…mordieron la nuca de ella…su cuerpo se erizo por completo…sus ojos brillosos parecían dos perfectas perlas negras, nunca la habían amado de esa forma…sus dedos hurgaban en búsqueda de sus labios vaginales, en busca de su clítoris…no conocía todo esto a pesar de su 27 años, no había estado con hombres que le enseñaran lo que a ella le gustaba…tres cuerpos perdidos en el limbo, tres personas sin importar edades, sexos, estaturas, la cama era cómplice de este secreto, las paredes fueron testigos de ese primer encuentro y del nacimiento de un gran amor que duraría por siete años!!.

Los tres agotados, abrazados quedaron en la cama…luego fueron a la ducha y acariciaron sus cuerpos bajo una hermosa lluvia, ella nena-boba luego de haber perdido la conciencia le daba vergüenza que la vieran desnuda, sin darse cuenta que le habían conocido hasta el último detalle de su cuerpo y que a partir de ese momento iba a ser el mapa que ellos eligieron recorrer, conocer, jugar, disfrutar, gozar y enseñarle el arte de amar.

Se retiraron de su lugar secreto y volvieron cada tanto para seguir conociéndose…los encuentros pasaban y se animaban a más…

Junio 2003, días muy fríos, pero los encuentros continuaban cada vez más calientes y en esos momentos el frío no existía….cambiaron de cama, ya no tenían las mismas paredes de testigo…ahora el placer las tenían otras y ese encuentro iba a ser muy especial…le trajeron un regalo a “La Morocha”…una mujer...no era linda de cara, su piel áspera, su pelo castigado por los años, pero su cuerpo era impresionante, su cola era bien parada, su vagina bien depilada…sus labios con el tamaño justo.

A “La Morocha” no le gusto el regalo, pero no podía decir nada, solo obedecer, vio como la ataron de las muñecas la pusieron de espalda a ellas, la pelirroja estaba parada frente a los tres, uno de ellos tomo un látigo y comenzó a dar golpes muy suaves para calentar el cuerpo, la piel, la mente….”La Morocha” observaba mientras le chupaba la pija a uno de sus hombres….la mujer gozaba con los golpes, se veía como chorreaba por sus piernas…luego agararron un consolador y se lo metieron con brutalidad por el culo ella seguía gimiendo, disfrutando…era una tremenda puta barata, pero que sabía como moverse con cada flagelación…de golpe “La Morocha” comenzó a gozar con esta escena….pero solo seguío observando, hasta que desataron a esa mujer y se la pusieron en la cama y le dijeron que le chupara la concha….horrorizada “La Morocha” no sabía que hacer, nunca había estado con una mujer, no sabía como tocarlas, como saborearlas, solo sabía que esa piel, ese pelo, esa lengua le causaban rechazo…muy tímidamente comenzó a pasar su lengua por sus labios vaginales, la mujer comenzó a gozar, se movía se retorcía en sus jugos…por un instante toda esta escena le causaba nauseas….pero “La Morocha” sintió el poder sobre ese pedazo de carne tirado en la cama, entonces su lengua comenzó a buscar el clítoris, buscar penetrarla con los dedos…la mujer se mojaba cada vez más…por primera vez sintió el jugo de un orgasmo de una mujer….era más rico que el semen de un hombre, dulce, suave….y el latigazo del cuerpo de esa mujer, fue más sensual que ver cuando sale del cuerpo de un hombre ese líquido blanco.

La mujer quedo exhausta y “La Morocha” recibió unas hermosas caricias, besos, orgasmos por parte de esas dos personas masculinas.

La historia siguió creciendo y creciendo, hasta que un día uno de esos hombres quería a “La Morocha” para él solo, ella no sabía quien era y eso le daba mucho miedo, ella deseada con todo su cuerpo y alma a ese hombre de ojos claros, de mirada dulce y de maldad al mismo tiempo….tuvo miles de llamados para encontrarse pero ella no atendía moría de pánico pensar que podía ser el otro….después de muchas muchas llamadas ella contesto no sabía quien era, solo acepto verse a solas, pero ella lo dejo plantado…el miedo y el poder la consumía por dentro. Hasta que un día lo vio a solas, si era él, era el hombre que ella deseada y que sabía que iba hacer el amor de su vida por toda su existencia, fue un amor prohibido como siempre lo fue, pero esta vez había algo más en el ambiente, no solo era ese calor de cuerpos, de deseos, de sexo, había cariño, dulzura, “amor” (palabra que nunca iba a poder decir, ya que esos sentimientos no se dicen…todo era prohibido). Ahora solo éramos dos, ahora se conocían solos y disfrutaban y mostraban sus almas…”La Morocha” se sintió más segura y viva que nunca, ÉL la cuidaba, la mimaba, le enseñaba el camino de la vida, la hizo crecer, la hizo mujer…”La Morocha” siempre fue una regalada con los hombres, a pesar de corta experiencia, nunca se quizo como mujer, ahora estaba aprendiendo que ella era una persona y que merecía mucho más y que tenía el poder de pedir lo que quisiera en todo los ámbitos de su vida, vivía con los padres y ÉL la ayudo a dar el primer paso, no sabía donde iba a caer, pero se fue, “La Morocha” quizás esperaba que le ayudara un poco para salir de todo esto, pero no hizo todo sola y ÉL siempre mirando desde lejos, pero no tanto.

Ellos siguieron por mucho tiempo, comenzaron a recorrer un camino muy interesante, el arte del SM, conocieron sus límites, sus placeres, sus deseos más internos, los secretos de la perversidad sana salieron a flor de piel. Una tarde ÉL llamó a “La Morocha” y le dijo que le tenía una sorpresa que tenían que verse lo antes posible en la calle Tacuarí y Alsina, al salir del trabajo se fue corriendo a encontrarse con esa sorpresa….se encontraron y ÉL comenzó a caminar rápidamente sin decir a donde iban, sin decir palabra, frenaron en un edificio viejo, toco el 5º “B” -“Si”- respuesta -“Laika”- silencio y luego de unos segundos que para ella fueron horas bajo una persona que no dijo nada…al llegar al departamento nos dijo tomen asiento….”La Morocha” seguía sin saber nada…de atrás alguien le cubrió los ojos, y se la llevo a una habitación…la acostaron en una tabla, la ataron, le pusieron un mordillo que ella se lo retiro…comenzó a sentir una mano, dos, tres cada vez eran más y ninguna era de ÉL….sabía que estaba ahí, pero solo estaba observando cuidándola…los golpes comenzaron a colorear el cuerpo…los puños entraban y salían de ese cuerpo frágil…luego de mucho tiempo, ÉL se acerco y le dijo –“esta hermosa”, “la quiero”- esas palabras le dieron más fuerzas para soportar cualquier cosa, en ningún momento hizo alguna mueca de dolor ni de placer, aunque estaba gozando como nunca…su cuerpo estaba siendo mimado por muchas manos desconocidas, en ese momento no lo entendió, pero luego supo que ÉL no la entrego solo quizo demostrarles “La Morocha” que tenía, que era un placer tenerla, que era de las pocas mujeres que existen, una reina, al terminar todo, la desataron, no les sacaron la venda de los ojos hasta que “La Morocha” y ÉL estuvieran solos en un baño viejo, donde se quedaron abrazados y observándose los ojos, ella una mujer feliz, ÉL una mirada de completamente enamorado, admirado y feliz de la mujer que estaba transformando. La ayudo a vestirse...la mujer que hizo con “La Morocha” lo que quiso lo felicito a ÉL (se sintió muy orgulloso de su “Morocha”, con el tiempo todo iba a cambiar).

Se retiraron, aunque lamentablemente como siempre todo era prohibido así que no existía el irse de las manos o abrazados, luego que pasaban las puertas de su privacidad eran dos desconocidos…”La Morocha” nunca pudo realmente ser feliz por completo, ella esperaba ser algo más, pero sabía que era todo prohibido que solo era entre paredes cómplices. Las escenas, vivencias continuaron sucediendo cada tanto invitaban al tercero y algunas veces eran cuatro los que compartían esas camas.

28 de Marzo de 2004 otro encuentro fugaz, “La Morocha” vestida con una remerita y una pollera cortita negra, sentada en una esquina de Puerto Madero, ÉL la llama a su celular, las manos le sudan, el cuerpo comienza a elevar la temperatura como sucede cada vez que tienen un encuentro…camina hacia la costanera y ahí en una plaza ÉL la agarra de la cintura y se la lleva detrás de unos arbustos ahí le sube muy suavemente la pollerita, ÉL estaba tomando una cerveza, le introduce muy suavemente el pico de la botella en la vagina de “La Morocha”….lo introduce muy suavemente, sin hacer presión, masajea los labios vaginales comienza a deslizarse el delicioso placer sobre la botella… como siempre hace “La Morocha” cierra sus ojos y se deja de llevar, ÉL sigue disfrutando, de golpe abre los ojos y ambas miradas se cruzan… todo comienza a derretirse…el infierno no es nada al lado de esta pasión, ambos se pierden no importa si alguien pasa muy cerca…a lo lejos logran observar que unas luces los molestan…si, es Prefectura no pueden arriesgarse a tanto, es un amor prohibido…todo termina se levantan rápidamente del piso…algo sucede, se pelean, de una forma como nunca lo habían hecho, no se despiden, solo se dicen hasta nunca…

Por casi seis meses, no hubo encuentros, ni noticias, “La Morocha” sentía que le falta parte de su vida, le había entregado el alma a ese hombre que le estaba enseñando a ser mujer, sintió la necesidad de buscar eso en cualquiera y así lo hizo, busco al primer tipo que se le cruzo…comenzaron el contacto por mail… ese “hombre” le preguntaba cosas y ella le contaba las historias secretas que había tenido…le encantaba contarlas, tanto ella como él se calentaban...por un momento ella dudo que ese hombre no fuera ÉL, por como escribía, pero dijo no, sería demasiada coincidencia...llegó el día donde se iban a encontrar, la misma situación no se conocía...ella seguía pensado que era Él, otra vez pensó en dejarlo plantado, pero hacía mucho tiempo que alguien no amaba su cuerpo y ella estaba terriblemente caliente…así que siguió el camino hacía Núñez…al llegar a una esquina ÉL bajo del taxi, ella corrió asustada y con mucha vergüenza, estaba por regalar su cuerpo a otro….ÉL la freno le dijo que subiera al taxi…el taxista observaba la situación de estos dos amantes, ÉL la beso en el asiento trasero sus labios incendiaron el taxi…la mano derecha de ÉL comenzó a rozarle la pierna izquierda y metió la mano bajo su pollera, ella como siempre andaba sin ropa interior así que llegó muy rápido a sus labios vaginales, el taxista acomodó el espejo retrovisor para observar mejor como gozaba “La Morocha” y poder verle mejor la entrepierna. No tenía la menor idea a donde iban…freno el taxi, ÉL la ayudo a bajarse, el taxista no podía dejar de observar a esa dulce morocha, la deseaba, se veía en sus ojos oscuros, se la comía con la mirada…ÉL le dijo después a “La Morocha” que el taxista había llevado su mano muy sutilmente a su pene…cruzaron unas vías de tren (Mitre- Ramal Tigre) y ahí los esperaban su nueva casa, un nuevo hotel alojamiento, era como que todo se había olvidado y continuaban con su amor secreto…dentro de la habitación ÉL la ato a los parantes de la cama de muñecas y tobillos abriendo muy bien sus partes, para que quedaran bien expuestas, le cubrió los ojos...”La Morocha” sintió un fuerte ardor en su culo…si ÉL la estaba castigando, no dijo ni “ah”…solo sentía el ardor sobre el culo, la cintura, la espalda, un latigazo se sintió sobre la vagina….silencio, solo silencio….ÉL la suelta, “La Morocha” cae sobre la cama…no dicen nada…gateando llega a la almohada y se recuesta…todavía con los ojos vendados, siente como ÉL camina por la habitación, enciende velas se acuesta al lado de ella, le destapa los ojos y comienza a leer una historia, la historia más bella que haya escuchado…dulce, sensual, dura, era como su historia….ese libro se transformo en la “Biblia” de ellos, era uno más en el encuentro.

Los días y meses seguían pasando “La Morocha” iba creciendo como mujer y como una puta refinada…

Las fantasías de ambos se iban cumpliendo, no eran perros en celo haciendo de sus cuerpos pedazos de carnes, eran dos hermosas figuras conociéndose y conociendo los placeres del SM.

“La Morocha” siempre fue una fiera difícil de domar y cada tanto se descarriaba, pero ambos sabían que era el juego del SM, cometer errores, para luego disfrutar el placer de los castigos, que eran bastante duros, pero relajantes porque significaban el perdón de ÉL.

Un verano, no recuerda bien en que mes fue, en el año 2007, recibió un mail que no sabía de quien era, pero que le hizo calentar toda su zona pélvica, su mente perversa estaba feliz…decía algo así -“su amo me dijo que le escribiera, tiene que venir a la calle San José al 300 a las 18 hs. Ni un minuto antes ni un minuto después, en la esquina hay una tienda…si tiene un cartel de cerrado, no ingrese, vuelva en cinco minutos, cuando no este más el cartel entre sin golpear, ahí camine al probador, dentro del mismo se desnuda y se coloca la máscara que esta sobre la silla, cuando tenga todo listo (desnuda y máscara bien puesta) golpee la puerta dos veces y solo espere”- su corazón latía de nervios, de emoción, miedo, calentura…se puso rápidamente en contacto con ÉL…y le contó lo que estaba pasando….silencio del otro lado mientras escuchaba…cuando “La Morocha” termino de hablar , ÉL dijo- haga lo que le ordene, por hoy él es su amo, pero acuérdese la prohibición-.

“La Morocha” fue a la calle San José a las 18 hs. La tienda era oscura, de ropa para empleadas domesticas, se nota que hace muchos años que estaba ahí, aunque “La Morocha” nunca la había visto o nunca le presto atención. Al llegar estaba el cartel, no sabía que hacer…de golpe todo se le borro, un pánico extraño le invadió todo el cuerpo, no era miedo…ya que en su rostro se le dibujaba una hermosa sonrisa, dio la vuelta manzana, estaba con un solerito celeste muy delicado, vestida como una nena…pero que tremendas piernas tiene esa nena… al regresar a la tienda el cartel no estaba más, era hora de ingresar, le temblaba el cuerpo, el corazón le salí por la boca, y su primer hilo de goce le caía por la pierna derecha, nerviosa porque no quería cometer errores, busco silenciosa el probador, lo encontró…vio la máscara, era la que ella siempre quiso tener como guardarropa de sus secretos… comenzó a desvestirse, no tenía mucho así que termino muy rápido, estudio la máscara y se la coloco, era negra de cuero, con tres cintas que se ajustaban en la nuca, solo dejaban a la vista la nariz y la boca….se la coloco y golpeo dos veces la puerta, lo hizo tan suave que dudaba si la habían escuchado, por las dudas solo se quedo en silencio, a los pocos segundos alguien la tomo de su brazo izquierdo muy dulcemente…la hizo caminar hasta una puerta que daba a un sótano, bajo las escaleras con ayuda, pero siempre en silencio haciendo quedar como un rey a ÉL, al llegar al final de la escalera… le sujeto las muñecas y las ato sobre su cabeza, quedó colgada…alguien comenzó a tocarla y de golpe un fuerte latigazo sobre las piernas, sobre la espalda…siempre en silencio…siguió golpeando hasta que se agoto…la soltó y la acostó boca abajo sobre una mesa….la penetro con su puño primero en la vagina luego metió uno, dos, tres dedos en el culo, hasta que metió el puño entero y lo hizo salir y entrar sin miedo, con brutalidad. “La Morocha” nada, solo dejaba que hiciera lo que le viniera en ganas solo pensaba en ÉL en lo orgulloso que iba a estar de ella. Saco el puño y la penetro por el culo con su pija bien dura, la dio vuelta y la puso de rodillas ante su pija y le ordeno que se la chupara, “La Morocha” se negó era su única prohibición…”ÉL”.- no puede chupar la pija a nadie, solo a mi y a nadie más que a mi- esa frase golpeo en sus tímpanos, en su mente, en su cuerpo, ella se negó y él le dio el primer cachetazo muy fuerte, que le hizo caerse para un costado…le quiso meter la pija a toda costa, corrió la cara y otra vez otro cachetazo…por una milésima de segundo ella quiso sucumbir ante esos golpes…pero no, nuevamente la frase y el amor hacia ÉL fue mayor…dejo de golpearla y se acerco al oído y le dijo –“que suerte que tiene”- entendió perfectamente lo que le quiso decir, se sintió emocionada y dos lágrimas le corrieron sobre su mejilla y una sonrisa de paz apareció en su rostro, la volvió a colocar sobre la mesa, pero esta vez boca arriba y la penetro sin miramiento, en ese momento “La Morocha” escucha que alguien toser, pensó que era ÉL por que el timbre era de un hombre, habría más gente observando tan hermosa escena?, pero no, había alguien más, pero nunca pudo saber quien era…luego que todo termino…la volvió a llevar al probador, siempre con la máscara puesta, se cambio y se fue de la tienda sin mirar hacia atrás…solo miro sus piernas marcadas por el látigo, no le dolían, eran marcas de orgullo que solo quería mostrar a ÉL.

ÉL la llamó para ver como estaba y para felicitarla, habían quedado sorprendidos de la mujer que era “La Morocha”.

No se volvieron a ver por mucho tiempo, pero el fuego se mantuvo siempre por mail o por llamados telefónicos.

Luego de un par de meses el reencuentro esperado sucedió…ÉL la paso a buscar por su casa, dentro del auto le pidió que se sacara la parte de arriba que quería ver esas hermosas tetas con ese color dorado que siempre la distinguió de las otras…”La Morocha” obedeció sin chistar, fueron a la zona roja y ahí le dijo -“abajo”-…no entendía nada…no sabía que estaba pasando se sintió sucia, las prostitutas de la zona se acercaban al auto para ofrecer sus servicios pero al llegar a la ventana veían unas hermosas tetas de terciopelo una sonrisa cómplice hacía ÉL y se alejaban…esa noche era especial “La Morocha” estaba más hermosa que nunca, ese rollo de la pancita la hacía más sensual…nadie pero nadie observaba ese detalle con repulsión, era una hermosa ninfa , una musa inspiradora para cualquier mujer u hombre…tímidamente abrió la puerta del auto y bajo primero su pierna derecha, la pollera era muy corta, por lo que al bajar su pierna quedo por completo desnuda…una piel dorada brillante cegaron y deslumbraron a las prostitutas del lugar, luego la otra pierna y así el cuerpo entero se fue viendo poco a poco …de alguna forma se enamoraron de esa niña inocente…le dijo –“camine, yo voy a estar muy cerca suyo, nadie la va a lastimar”- “La Morocha comenzó a andar como una gacela, fue la imagen más hermosa, desea y todavía hoy recordada por aquellas prostitutas de turno. Camino 100 metros con sus pechos desnudos…la gravedad adoro esas tetas y las acaricio muy suavemente, la brisa se perdió entre los rollos y nunca más quizo encontrar la salida. Los autos que pasaban solo bajaban la velocidad para adorar esa imagen, nadie dijo nada era como que todos fueron cómplice de ÉL y sabían que esa mujer era intocable y que solo era para admirar y envidiar al dueño de tremenda morocha. Se sintió la mujer más respetada, deseada, amada del planeta, del universo…subió al auto, ÉL le dio un beso en la boca, y por más de una hora no se separaron, las prostitutas ocultaban celosas esta escena para el resto y dejaron que ellos se amaran dentro de ese auto, ajenos a todo lo que sucedía afuera tuvieron un hermoso orgasmo…ÉL lamió todo lo que salió de adentro de “La Morocha” y ella bebió todo el semen como si fuera el agua de la vida eterna. Con una mirada ÉL agradeció a las prostitutas, ella les sonrió y se marcharon.

Sus encuentros fugaces y secretos continuaron, se amaron, se respetaron, se deseaban a kilómetros de distancia…

En cada encuentro estaba presente la Biblia, después de un tiempo ÉL le regalo ese libro hermoso y “La Morocha” lo leía todas las noches, era parte de su ritual para dormir y para recordar lo viva que estaba. Sabía exactamente donde iba cada coma, cada punto, cada tilde, cada momento donde el personaje principal gozaba, lloraba, de alguna forma ella comenzó a ser su mejor amiga, y cada vez que recibía un feroz castigo, estaban las dos para cuidarse, se besaban, se acariciaban, se amaban en la oscuridad de esa habitación o de cualquier lugar donde estuvieran, llegaron a ser una sola persona, personaje de ficción y ”La Morocha”. Un día ÉL le pidió prestada la tan adorada Biblia, se la dio, pero ahí algo paso…” La Morocha” se perdió, su alma estaba a la deriva…algo de ella estaba en esas páginas que ya no veía, se habían llevado su vida, su mejor amiga…algo sucedió…y “La Morocha”fue muriendo de a poco en vida…su luz, su gracia, su pancita sensual se perdió, nadie sabe donde esta…nadie sabe donde vive…esta “atada” a esa vida, a esa “Biblia”.

Continuará ? ...

space//GO TO TOP-PAGE

Relatos eroticos   Tarde de domingo (Juan Jose)

Arropada entre las almohadas y la manta del deseo… Acurrucada en la cama, miraba a través de la ventana el atardecer pausado del domingo, quizás el mismo que él podía ver desde su ventana, y pensaba, imaginaba... Muerta de frío, ella movía sus manos, calentando su cuerpo,… y así, se quedó medio adormecida, … soñando con su regreso… Él apareció al rato, se acercó a ella y le susurró despacito al oído: - Tengo ganas de ti. Hoy vas a ser mía, totalmente… Sus manos expertas comenzaron a desnudarla lentamente. Sus dedos le hacían cosquillas… mientras sus manos seguían a las de él, buscando su ropa para despojarle de ella también… su delicadeza la puso muy caliente. Más. Quería darse prisa pero él no le dejó… Beso a beso se deleitaban cada segundo. Sin dejar nada, lento, lento, amoroso, suave… Delicadamente él con sus dedos acarició los labios de ella, deslizándolos por su cuello, por el hueco de su cuello… él sabía que le volvía loca, le excitaba y le provocaba… él lo sabía. Llegando a su escote, sus pezones se levantaron. Él acarició todo el contorno de su pecho, por la aureola, por los pezones… y comenzó a lamer sus tetas. Despacio.Primero dando lengüetazos en los pezones y luego los mordisqueaba con los dientes y volvía a lamerlos. Toda su atención en ellas le puso eléctrica… encendida a más no poder…. Su lengua resbaló por el costado, por la barriga, parándose un momento, solo un momento en el ombligo. Sus manos se dejaron caer por las redondas caderas, por sus ingles… deslizando uno de sus dedos muy, muy lento por la hendidura… subía y bajaba por ella, acariciándola por fuera suavemente, sin llegar a meterlo, solo mojándolo… La besó, susurrándole – Mojada… mojada. Ella no dejaba de temblar… sus piernas no dejaban de temblar… Él metió su cabeza entre aquellas piernas temblorosas. Los besos en los muslos,en los huecos de las inglés, en su monte de Venus, en su clítoris la hacían estremecer. Lentamente él la saboreaba. Ella le pidió jadeando que siguiera, que no parara, no podía mas… Ella cada vez más excitada. Él excitado mirándola a ella, se sentó en la cama, y apuntándole, sonrió. Ella se sentó sobre él… dentro de ella… tan dura… sus caderas se movían trazando círculos, tenían vida propia, sin perder el ritmo. Se abría y contraía… puro placer… Quiso decirle algo, pero su respiración entrecortada se lo impidió. Entonces se dejó llevar por él. Él mandaba. Mandaba en su placer. Empezó a ir más deprisa. Sus manos en las caderas, fuerte, la movían más deprisa. Lo sentía ahí, cerca, acechando en cada embestida…llegando…llegando… llegando a un punto sin retorno… estallaron, convulsionaron… totalmente intenso, los transportó, haciendo temblar las piernas de ella mientras sentía escalofríos en el cuello… Sus gemidos inundaron toda la habitación… – Así, así, mi niña, córrete, córrete inmensa, así, así... Cuando acabaron siguieron acariciándose, besándose, mimándose un buen rato. Se tocaban y se miraban en silencio… pero apenas tardó él en recobrarse, volvieron, dulcemente, prolongándose sobre el tiempo… sin prisa, sin pausa, sin parar, buscándose el uno al otro, buscando sus ansias, su placer, todo su deseo… follaron durante horas... Él se durmió… mientras ella seguía estremeciéndose. Le miraba mientras dormía, cansado… Su cansancio era como otro premio…. Ella le miraba mientras dormía… Estoy arropada entre las almohadas del recuerdo y la manta del deseo que dejaste en mí… Acurrucada en la cama, mirando a través de la ventana el atardecer pausado del domingo, quizás el mismo que tú puedes ver desde tu ventana, y estoy pensando, imaginando... Muerta de frío, moviendo mis manos, calentando mi cuerpo,… medio adormecida… soñando con tu regreso, suspirando tu aliento…

space//GO TO TOP-PAGE

 

Relatos eroticos   Pinceladas de fantasia y lujuria (Andy)

Como rara vez solía hacerlo, me levanté a primera hora de la mañana. Es que hoy no era un día común, estábamos cumpliendo nuestro primer mes de novios, una fecha sumamente especial para toda mujer, aunque a veces a ellos se les olvide... y justamente en ese divague estaba mi cabeza... ¿Se acordará? ¿Me llamará para decirme con esa voz sensual que me derrite "feliz primer mes mi amor"? ¿Y si lo olvida? No, no puede olvidarlo... él es demasiado atento como para que se le pase un detalle de esos...

Permanecí un buen rato en la cama, con la mirada puesta en el teléfono, esperando impaciente ese llamado que se hacía desear, hasta que decidí ir a darme una ducha para atenuar mi inquietud. Me quité el pijama, me dirigí al baño, abrí la ducha fuerte y gradué la temperatura lo más caliente que pudiera soportar y cuando estaba a punto de meterme sonó el celular. Salí corriendo con la esperanza de que fuera él, y efectivamente, con la voz más dulce y cautivadora que solo un hombre enamorado puede emitir, me dijo las palabras que tanto anhelaba oír "¡mi amor feliz primer mes! ¡Gracias mi vida por hacerme el hombre más feliz del mundo permitiéndome descubrirte y encontrarme a mi mismo...!" y continuó hablándome en un lenguaje cálido, apasionado y emotivo, y yo porsupuesto súper conmovida ante aquel vendaval de emociones fuertes no podía ni hablar...

_Perdoname si te desperté, se que dormís hasta tarde pero ya no podía aguantarme y te llamé._ prosiguió después de llenarme infinitamente el alma con una inmensa catarata de halagos_. Yo me reí con picardía... pensar que estaba cuestionándome si lo recordaría o no y ahora me entero que estaba tan ansioso como yo...

_La verdad ya hacía un rato que estaba despierta, expectante a recibir tu llamada. _dije.

_ ¡Uy que divina que sos mi vida! ¿Y que hacías cuando sonó el celular?

_Jaja no vas a creer... estaba a punto de meterme en la ducha...

_Mmm entonces... ¿te habías quitado la ropita ya?

_Estoy sentada en la cama desnudita, y vos ¿donde estás y que tenés puesto?

_¡Coshiiita! ¡Como desearía estar ahí ahora mismo! ¡Tenerte entre mis brazos, llenarte de besos y caricias, desbordarte de placer!

_¡No tenés idea de lo que estás provocando mi amor! ¡Estoy súper excitada! ¡Te deseo con cada poro de mi piel, desde lo más profundo de mi ser!

_¡Yo muero por hacerte el amor en este mismo instante! ¡Mi pene está tan erecto y húmedo que me voy a tener que quitar el bóxer y hacerle unos mimitos imaginando que son tus manitos y tu rica boquita que están satisfaciéndome!

_¿Te molesta si yo hago lo mismo corazón? Voy a acariciarme fantaseando que son tus manos, tu fogosa lengüita, tu delicioso pene, los que están complaciéndome.

Empecé a masturbarme y a gemir y jadear... él del otro lado hacía lo propio mientras se deleitaba con los sonidos que yo emitía. _¡Como me excita oírte así mi amor! ¡Cuántas imágenes de momentos juntos fusionando nuestros cuerpos hasta caer exhaustos vienen a mi mente, cuántas noches de amor y pasión incontrolable!_dijo, en tanto empezaba a hacer uso de uno de sus mayores talentos (una de las armas que usó cuando nos conocimos para conquistarme) : la extraordinaria capacidad de mediante un relato detallado y colorido, hacerme revivir la situaciones más grandiosas con tal ímpetu y magnitud que logro sentir hasta el sabor de sus besos, la ternura y la sensualidad de nuestros cuerpos rozándose, saciándose, amándose... hasta puedo percibir y perderme en el embriagante aroma de su piel y de su sexo...

_Estoy a punto de tener un orgasmo tesoro, todo por tu culpa _advertí con la voz entrecortada.

_Uy mami ¡que rico! Acabemos juntitos, yo ya no doy más! Y así pronunciando nuestro éxtasis con sonidos de placer terminaba el jueguito telefónico matinal... Bueno al menos eso pensé yo...

_¡Mi amor que delicia compartir esto tan maravilloso contigo! _dijo, y prosiguió _ ¿me harías un favor ahora?

_Mmm... Creo que no podría negarme después de esto... a ver decime de que se trata...

_Primero quiero que te saques una fotito así como estás desnudita y me la mandes, y después me gustaría que vayas al baño con el celular, lo pongas en altavoz, te metas a la duchita y mientras yo te describo lo que estaría haciéndote si estuviera ahí contigo te masturbes, goces y me regales otro sabroso orgasmo.

_OK pero con una condición, que vos también te tomes una fotito bien erótica para mi.

Comenzar el día así fue fascinante, y estábamos tan compenetrados en nuestras fantasías que casi nos olvidamos de las obligaciones... cuando nos dimos cuenta de la hora que era (mediodía ya) tuvimos que vestirnos urgente y salir volando hacia nuestros respectivos trabajos, quedando en encontrarnos a la noche para celebrar.

Durante la jornada laboral no dejé de pensar un segundo en lo que habíamos vivido, era increíble como a través de un teléfono podía transmitirse tanto... Mi cuerpo aun conservaba ese temblor... esa sensación tan fuerte y tan rara a la vez, que me hacía sentir en las nubes...

Después del trabajo me fui de compras. Recorrí todos los locales en busca de un buen obsequio para mi novio, pero nada me convencía... los regalos convencionales no me servían... quería algo que realmente lo sorprendiera, algo casi tan especial como lo que sentía yo por él...

Cuando ya la frustración quería apoderarse de mi, como por arte de magia se me "prendió la lamparita"... que mejor regalo que darle una noche erótica, recreativa e inolvidable, y para obtener el mejor de los éxitos solo había un sitio donde recurrir: un sex shop. Todo un desafío para mi, ya que si bien esos lugares me provocaban mucha curiosidad, nunca me animé a entrar... suponía que era demasiado incómodo e intimidante observar, consultar y elegir un producto tan íntimo bajo miradas extrañas...

Me dirigí entonces hasta la tienda erótica más popular de la ciudad, me armé de valor y sin más preámbulos ingresé al negocio. Con mucha timidez comencé a explorar el lugar... fascinándome con la variedad de productos dirigidos a enriquecer la vida sexual de los amantes más exigentes... ciertamente yo, como mucha gente, asociaba la idea de "sexshop" a "consolador" y quizás algún que otro objetito más... pero lejos estaba de reducirse a eso... era tal la diversidad de artículos que permanecí un par de horas escogiendo lo que llevaría...

Luego de abandonar el local con mi preciada compra, me dirigí velozmente hacia la peluquería, ya que era casi la hora de cierre, y por nada del mundo podía llegar desarreglada a mi encuentro amoroso. ¡Tenía que verme espléndida esa noche!

Para mi contrariedad mi peluquería de confianza había cerrado ya, pero no podía quedarme cruzada de brazos lamentándome… algo tenía que hacer… mi cabello necesitaba un retoque ¡ya! La única opción que me quedaba era buscar otro salón de belleza.

Recordé que a un par de cuadras había uno y me puse en marcha. Cuando llegué, los cuatro estilistas (dos chicas y dos chicos) estaban ya prontos para retirarse. Les supliqué prácticamente que me atendieran y uno de ellos accedió.

Mientras se despedía de sus compañeros, señalándome la silla me invitó a tomar asiento. Más que complacida me senté cómodamente frente al espejo aguardando su atención.

_Bien señora, usted dirá…

_Bueno lo primero sería un lavado, después un recortecito en las puntas que están algo feas… y mi idea era hacerme unos rulos para cambiar un poco el look, pero es tan tarde que quizás sea mucho pedir…

_Está todo bien, no tengo apuro hoy, puedo quedarme un rato más… ¿Qué tipo de rulos querés, grandes, tipo bucles, más apretados?

_ ¿Vos que me aconsejarías? Te cuento… hoy cumplimos un mes con mi novio y quiero estar lo más atractiva posible para él.

_ ¡Felicidades! Para serte sincero y sin ánimo de ofender yo creo que cualquier cosa que te haga solo realzará tu belleza natural…

_ ¡Gracias! _Respondí, algo confundida… ¿Sería un cumplido o me estaría tirando onda? _Es la primera vez que me rizo el pelo, probemos con unos rulos suaves… a ver que tal…

Me colocó la capa y se dispuso a lavarme el cabello. El agua tibia deslizándose por mi cabellera y los reconfortantes masajes capilares eran la conjunción perfecta para relajarme completamente.

Con los ojos cerrados me concentré en disfrutar esa agradable sensación… Sus manos enjabonadas ahora acariciaban mi cuello… Lejos de incomodarme, me dejé llevar y me fui permitiendo caer en el afrodisíaco y arriesgado juego de la tentación lujuriosa.

Giró la silla enfrentándome a él, a su sugestiva mirada y me besó arrebatadamente, despertando así mis más bajos instintos. Nos despojamos enardecidamente de la ropa, y dando rienda suelta a nuestros fervientes y lascivos deseos fuimos adentrándonos en los placeres prohibidos… liberándonos de todo prejuicio y represión, dejando fluir nuestra naturaleza salvaje…

Su lengua y sus labios se deleitaban con mis pechos, mientras sus dedos se sumergían en mi vagina ardiente y húmeda transportándome precozmente al éxtasis y al delirio total. A juzgar por su habilidad para estimularme, para dar justo en la “tecla” enseguida, podría presuponer que contaba con una vasta experiencia en el arte de satisfacer sexualmente a las mujeres, y seguramente con un extenso prontuario de amantes.

El agudo sonido de mis gemidos sobrepasaba el de la música funcional del lugar… pero pronto cesaron cuando tomé su pene con mi boca y comencé a succionarlo con gran destreza mirándolo a los ojos fijamente. Un buen rato me dediqué a explorar con mi lengua su sexo, procurando descubrir sus zonas erógenas, sus puntos más débiles… gozando al verlo tan excitado… acariciando con mis manos sus nalgas… lamiendo sus testículos, estimulando su ano hasta dilatarlo y suavemente ir penetrándolo con mis dedos…

Todos mis sentidos estaban atentos a sus gestos, a sus movimientos… su cara tan expresiva me daba pautas de lo bien que la estaba pasando y eso me incentivaba a concentrarme más en dilatar ese placer hasta sentirlo estallar en mi boca.

Pasé la parte plana de la lengua repetidas veces por el largo de su pene de arriba abajo para humedecerlo perfectamente. Una vez bien mojado lo engullí hasta prácticamente rozar mi garganta y empecé a hacer movimientos hacia adentro y afuera, arriba y abajo con un ritmo constante…

Para que el trabajo no resultara monótono y agobiante, interrumpí mi labor anterior y comencé a juguetear un poco con la punta de mi lengua desde la base del pene hasta la cabeza, luego moviéndola en círculos por debajo del glande y chasqueándola de atrás hacia adelante sobre el frenillo… volví a meterlo todo en mi boca y lo chupé enérgica y rítmicamente mientras complementaba masturbándolo con una mano y masajeando su ano y sus testículos con la otra, hasta sentirlo eyacular en mi boca, saborear y tragar su delicioso semen observando su cara de dicha y complacencia.

Sus manifestaciones sonoras de goce intenso se entremezclaban con unas palabras que no lograba deducir… hasta que advertí que alguien me tocaba el hombro y me decía: “Señora despierte, ya terminé con el lavado”.

En cuanto abrí los ojos me puse colorada… me había quedado dormida y todo aquello no había sido más que un sueño erótico… Tenía la absurda sensación de que él lo adivinaba y eso me apenaba enormemente.

_ ¡Perdoname, que vergüenza por favor! _Dije, aún más ruborizada.

_No te preocupes, mis masajes capilares logran eso con frecuencia _respondió con una pícara sonrisa.

Me levanté y me pasé al otro asiento donde procedería a realizarme el corte, y en ese instante me suena el celular… Me disculpé y atendí… era mi novio…

_ ¡Hola amor! ¿en que andás? _Preguntó.

_ ¡Hola mi vida! Me agarrás en la pelu… _ ¡Uy! ¿Más linda te vas a poner para mi, bebé?

_ Ja ja ¡claro corazón! ¿Vos que hacés?

_ Recostado en el sofá… pensando en vos… deseando que las horas vuelen… ¡muriendo de ganitas de sentirte!

Yo que ya estaba húmeda y excitada a raíz de mi sueño, más me mojaba escuchándolo de esa manera… encima bajo la mirada del peluquero que estaba expectante a mi orden de seguir con el trabajo… Intenté cortarle con sutileza, pero él seguía hablándome… y lo que era peor… la charla se ponía cada vez más ardiente…

_Mi amor tengo que cortar, el chico está esperando para hacerme el corte… Nos vemos luego. ¡Un besote! ¡Te amo!

_Está bien pero antes quiero que me cuentes que te vas a poner esta noche… dame un adelantito ¿si?

_Por favor mi vida no puedo seguir hablando ahora…

_A ver si adivino… la tanguita roja esa que me vuelve loco, que realza la hermosura de tu colita rica y…

Me mataba hablándome así, me derretía todita. Él en tanto parecía disfrutar poniéndome en esa situación que me provocaba una mezcla de incomodidad y morbo…

_No seas malito bombón, tengo que colgar ahora… ¡prometo sorprenderte! ¡Te amo! _dije, y corté.

El peluquero hizo un gesto de algo asi como “¡paaa, como estamos!” y por fin pudo empezar a cortarme las puntas, después (charla mediante) me hizo los rulos, le pagué y me fui súper contenta con mi nuevo look.  

space//GO TO TOP-PAGE

 

Relatos eroticos   Tomando clases de depilacion (Andy)

Gracias Andy por enviarnos el siguiente relato tomado de su propio blog

http://andreafariasrelatoseroticos.blogspot.com/

Asistí a mi primer clase personalizada de depilación.

Ella me recibió en una pequeña y luminosa habitación (tipo consultorio médico, con el escritorio, las sillas, la camilla) inundada por el penetrante aroma a cera d abejas. Lucía una túnica blanca entallada, muy sugestiva que dejaba traslucir el soutien y la tanguita del mismo color. Tenia un cuerpo firme y si bien no era muy voluptuoso deleitaba la vista de cualquier observador.

Me invitó a sentarme y comenzó con la clase teórica, me habló de la materia prima a usar, de las condiciones de la piel para una depilación exitosa, etc, etc... hablaba pausado y con una voz super dulce. yo escuchaba atentamente y asintia con la cabeza. Habia llegado el momento de la parte práctica... ya habiamos acordado que la 'modelo' sería yo, así que me pidió que me desvista, que me quede solo con la ropa interior y me recueste en la camilla y empezó a depilar mis piernas dandome instrucciones de como hacerlo correctamente... lo hacía delicadamente y tenía tal solvencia en el tema que era tan rápido y enérgico el tirón que apenas dolia.

Cada tanto nos mirabamos con complicidad... nunca me había pasado antes pero esa mujer tenía un encanto especial, 'algo' que me seducía. Terminó con mis piernas dejándolas suaves y tersas con una cremita. Ahora venía la etapa mas desagradable (pero siendo esa mujer la que llevaría a cabo la tarea no me causaba tanto pudor ni me inquietaba tanto) 'depilación del cavado'... me saqué la bombachita mientras ella me explicaba que es una zona muy sensible y que después de mucha práctica en otras partes del cuerpo recién se puede 'experimentar' allí. Yo observaba cada movimiento, cada gesto suyo... noté el brillo en sus ojitos cuando puso sus manos en mi vagina para comenzar con el trabajo, noté también que el ritmo de su respiración se aceleraba, que sus labios temblaban... entendí cada insinuación involuntaria de deseo que emitía su cuerpo delatandola irremediablemente. Inevitable también era que ella con sus manitos allí sintiera la humedad y el calor que surgían de mi vagina al verla en ese estado, pero ella era muy profesional y no se permitiria flaquear ante esa situación así que esparció la cera y siguió con la operación. Ya sin un pelito en la zona prosiguió a poner la cremita... mmm que bien se sentian esos deditos! Tanto me gustaba que sin querer (o quizas con plena conciencia) emití un gemidito que fue el detonante para que ella al fin cediera a sus deseos y empezara a actuar... Mirandome a los ojos (unos ojos llenos de lujuria que expresaban mi fascinación) siguió pasando la cremita, pero esos masajes ya no los hacía como depiladora sino como mujer, una mujer invadida por las ganas de poseer a otra!

Sin quitar sus ojos de los mios para no perderse detalle de las sensaciones que provocaban en mi su accionar, sumergió sus dedos en mi vagina y empezó a frotar mi clitoris con la misma habilidad que tenia para depilar. Era evidente que ya tenia experiencia. Yo disfrutaba como loca y ella se deleitaba con mi goce. No conforme con eso sumó su lengua para aumentar los estímulos que bien sabía no tardarian en llevarme al climax. Devoraba mi sexo con tanta ansiedad, con una devoción capaz de dejar caer a cualquiera en el más profundo delirio.

Estaba a punto de llegar a la cima cuando se abrió la puerta y entró su hermano a la habitación quedándose paralizado ante aquel panorama. Él sabia que su hermana era lesbiana, pero sabía también que en su trabajo era muy preofesional y nunca hubiera esperado encontrarse con algo asi. Ella lejos de avergonzarse o de ponerse nerviosa lo invitó a degustar aquella vagina que para ella era un manjar! él dudó por un instante pero ante la insistencia de su hermana y mi consentimiento accedió. Timidamente empezó a pasar la lengüita por todo mi sexo con bastante torpeza, sin dudas no tenía la destreza de su hermana. Ella en tanto focalizaba toda su atención en mis tetas, las besaba, acariciaba y chupaba con tal fascinación que a pesar de la escasa idoneidad de su hermano me fui sumiendo en el más profundo de los placeres. Sin quitar su apetecible boca de mis pechos fue desabrochando los botones de su túnica y con la sensualidad que la caracterizaba la dejó caer al piso. Quitó sus labios de mis lolas, acercó una silla, se desvistió completamente, se sentó con las piernas abiertas apoyando una de ellas en el posabrazo del asiento y mientras nos miraba libidinosamente se acariciaba, se tocaba, se disfrutaba!

Como me excitaba verla asi! tanto que mi clitoris empezó a tensarse cada vez más, mis fluidos vaginales salían a borbotones de mi hirviente vagina, me invadieron los espasmos, un escalofrio recorrió todo mi cuerpo... eran todos los sintomas de un orgasmo que no había pasado desapercibido para el chico que clavó sus ojos en los de su hermana con un aire triunfante.

Bajé de la camilla y me planté frente a ella; me puse de rodillas y empezé a hacerle sexo oral. Su vagina ya estaba bien lubricadita por el efecto del deseo y de su autoestimulación. Comenzé a explorar el terreno con mi lengua, me parecia increible la diferencia abismal que habia entre hacerlo con los dedos (como tantas veces lo habia experimentado masturbandome) y hacerlo con la lengua donde intervenian tantas otras sensaciones. Estuve unos minutos redescubriendo y regocijandome en ese maravilloso sexo. Los alaridos de placer que escapaban de su garganta aceleraban mis pulsaciones, alteraban mi respiración. Cuando decidí ascender para trasladar mis estímulos a sus tetitas y al resto de su cuerpo, al levantar la mirada, de reojo pude apreciar que el chico totalmente desnudo ya, se masturbaba frenéticamente contemplando aquella escena. Deslizando mis labios fui escalando ese suculento cuerpito de mujer lujuriosa, esculpiéndolo con mi lengua humeda y candente, jugueteando con su ombligo, deleitandome con sus erectos pechos, besándolos, succionándolos; y proseguí mi camino hasta sus labios temblorosos que tanto me atraian, que despertaban en mi los más profundos deseos, que daban rienda suelta a mis más ocultas e inconfesables fantasias. Embriagándome en sus besos fui dejandome llevar por la pasión. Ella me tomó de las caderas, abrió mis piernas suavemente con sus rodillas, me 'encastró' en su incendiaria vagina adueñándose de mi estremecido cuerpo sin dejarme otra opción que rendirme ante ese volcán a punto de estallar. Cabalgué en su vientre sin cesar ante los ojos deslumbrados del muchacho que ya no resistía más las ansias de sentir en carne propia el delirio que fusionaba nuestros temblorosos cuerpos, nuestra piel sudorosa... Se acercó a nosotras, me tomó por los hombros y recorrió mi espalda con su jugosa lengua, lo que provocó un estremecimiento en mi piel, siguió hasta mi ano y comenzó a estimularlo hasta sentirlo bien lubricado y me penetró. El morbo de estar siendo 'devorada' por aquellos hermanitos habia logrado llevar mi libido al máximo nivel. Seguimos haciéndolo hasta sentir que el placer nos consumia, hasta sentir que nuestros cuerpos explotaban, hasta saciar nuestras ansias de sexo, hasta llegar al climax total. El reloj ya marcaba la hora de finalizar la clase asi que ya exhaustos nos vestimos y cada cual a lo suyo...  

space//GO TO TOP-PAGE

Relatos eroticos   La mejor noche y otro relato (Hernan) mail autorizado hernan_deseos@yahoo.com.ar

No se si fue en un paraíso natural, en la playa o pudo ser cualquier otro escenario, hasta el menos pensado.

No recuerdo nada del lugar, las imágenes externas es como que las siento, pero no logro distinguirlas. Solo se que estabas vos....

Parece como que mi mente seleccionara la memoria para dejarme el máximo poder de recuerdo: el placer de sentir tu ser.

Pero siempre que me preguntan con voz socarrona o dulcemente imperativa: -Cual fue tu mejor noche?. – vienen a mi mente las sensaciones de esa vez.

El placer supremo de unir sexo y amor hacen que mas alla del lugar donde haya sucedido, mas haya de los besos, de las caricias, de las posiciones, mas alla del goze, esa noche fue sin dudas “la mejor”.

Fue la noche que cumpli la mayor de mis fantasias, la noche completa, la noche perfecta.

A veces la perfeccion dista mucho de lo previamente planeado o soñado, pero solo cuando se esta en presencia de lo perfecto se comprende lo que significa un termino absoluto en un mundo relativo e infinito.

Por eso me resulta tan difícil retratarla. Los sentimientos son expreciones artísticas del alma difíciles de relatar y si solo me limitara a los aspectos fisicos existiria la posibilidad de tildar de comun y ordinaria mi mejor noche. O tal vez de exagerada, sexual y recargada de acontecimientos o tildarme de sexopata o mojigato según la optica del lector.

Por eso solo prefiero decir de esa noche especial que el sexo y el amor se unieron, que fue magica....y podre ponerle contexto escénico y descripciones detalladas solo cuando la haya vivido...

Tal vez ya la has vivido, tal vez la estrés construyendo o algun remoto dia llegara, pero lo cierto es que tu mejor noche tampoco tendra escenario...solo personas que se amen y expresen sus sentimientos de la manera que hayan congeniado.

Y de eso se trata: cuando el sexo habla de amor, el amor habla de sexo...

Hernan_deseos@yahoo.com.ar

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Yo tendría el control esa noche!

El control total!

Ese fue nuestro pacto y dando manos a la obra logre reducir al minimo su movilidad y al máximo mi capacidad de manejo comprando en Fantasy las esposas de cama. No olvide el consejo de tapar sus ojos para aumentar el resto de los sentidos.

Ella siempre me dio mucho placer y si bien yo tambien la correspondia esa ncohe queria algo distinto: yo tenia unas terribles ganas de solo escucharla gemir y gemir...sin importar mi propio placer. O mejor dicho: obteniendo placer de su placer.

Besos, caricias, mimos y mucho mas mientras ella seguia atada a la cama.

No pensaba quitarle las esposas y la posición me resultaba muy comoda lamiendo sus pechos, mordisqueando levente sus pezones y haciendolo con mas fuerza cuando sus gemidos pedian mayor presión.

Siempre a un estimulo fuerte le seguía una suavidad que buscaba calmar, la idea era ir un poco mas alla cada vez y por eso mordisqueaba con mayor fuerza y sentia su placer cuando luego posteriormente acariciaba con mi lengua la zona estimulada recorriendo sus pezones.

Pero habiendo disfrutado sus pechos y sin dejar de hacerlo cada tanto pase a hacer una de mis actividades favoritas: saborear su rico sexo.

Ella tiene una deliciosa conchita depilada totalmente, de suave sabor y dulce olor.

La describo como una golosina porque realmente eso sentía en aquel momento: que se trataba de un rico manjar. Y quería que nada detenga mi placer de saborear sus deliciosos líquidos de placer...

El tiempo...era la cuestión diferencial aquella noche....

Ella ya había llegado al orgasmo mientras yo le practicaba sexo oral. No habría nada de nuevo si solo me entregara unos orgasmos. Siempre resalto mi buen sexo oral, siempre me vi felicitado como un niño por la buena tarea realizada pero yo quería esa noche ir mucho, mucho mas lejos.

Si existiera un libro Guinnes de los records sexuales, si se pudieran medir los orgasmos, si hubiera un record en tiempo de practica de sexo oral yo quería superar todas las marcas así que me prepare cual competidor de automóvil frente a la pista: dispuesto a ganar y a dejar todo....pero también a disfrutar a full de la competencia.

Simplemente diré que no se trato solo de una hora, bastante mas...la verdad es que paso hace tiempo y ya no recuerdo cual fue la marca, pero el tiempo prometido fue el cumplido a pesar de parecer exagerado en su momento y los orgasmos no se detenían. No deje de lamer su vagina, de saborear su clítoris, de colocarlo en mis labios, de ejercer suave presión o volverla loca con mi lengua delirante.

Solo disminuía el ritmo cuando el orgasmo no le permitía seguir, solo me detenía ligeramente cuando ya no podía más...solo segundos de descanso...

Es difícil de explicar mi situación pero yo me sentía en el medio del desierto y su concha me brindaba el liquido necesario para vivir...y succione su placer salvador durante mucho tiempo, mientras los orgasmos se sucedían y sentía como su cuerpo conseguía el más hermoso de los cansancios. Ella no podía moverse pero con cada orgasmo su cuerpo acusaba recibo y sus piernas temblando y mis manos sosteniéndolo en posición y mi lengua comiendo su entrepierna y mis manos acariciando sus pechos, su vulva, su cintura, rozando sus labios...

La supremacía de gozar mas de lo esperado, la posibilidad de dejarse estar, de simplemente dedicarse a disfrutar, de entregarse por completo al placer era lo que me ponía loco...saber que a un gemido solo le seguía otro gemido y a un orgasmo solo le sucedía otro orgasmo...

Hernan_deseos@yahoo.com.ar

 

space//GO TO TOP-PAGE

Relatos eroticos   Fiesta Uruguaya (ganador concurso - Anonimo)

Corría el año 2002, para ese entonces yo tenía 25 años, el 2001 había quedado atrás hace pocos días y nos disponíamos a viajar con mis tres amigos al vecino país charrúa. Luego de varios días de recorrerlo y recorrer sus playas no habíamos tenido noticias de mujeres y ya nos estábamos impacientando.  Tres jóvenes solteros, auto, dinero y tiempo para hacer lo que se nos de la gana y no podíamos encontrar ninguna mujer dispuesta  a divertirse junto a nosotros, eso hacía del viaje un entero fracaso. A punto estábamos de cambiar de ciudad rumbo a Punta del este ya que habíamos recorrido 3 ciudades y nada de mujeres a la vista, cuando vemos por la rambla un auto que nos seguía, durante dos vueltas al perro por la rambla nos siguió, eran las 3 de la mañana y estábamos un poco atemorizados por estar en otro país aunque decidimos parar y ver por qué nos seguían.  Que grata sorpresa nos llevamos al ver que era un auto manejado por una mujer, muy bonita ella y sus 3 acompañantes, mujeres también. Bajamos del auto y nos pusimos a charlar comentándoles nuestras penas y desilusión de lo que imaginábamos unas vacaciones mas alocadas y solo habíamos tomado cerveza y recorrido playas. Cada uno se puso a hablar con una chica haciendo parejitas durante 3 horas, ya eran las 6 de la mañana, al ver lo tarde que se había hecho nos citan a la playa al día siguiente, la mía antes de subir al auto me agarra la cara con una mano y me pasa la lengua, literalmente, por la boca incluyendo cachete y parte del cuello en un mismo movimiento y sin dar previo aviso se sube al coche, eso me dejó con la boca abierta y los ojos aun mas…era muy linda y tenia un cuerpo espectacular, si bien la había mirado antes, era con una visión de necesidad, ahí ya estaba, ya había marcado territorio como los perros, o las perras....asíque la miré mas en detalle y estaba demasiado buena. Contentos nos fuimos a dormir esperando vernos al otro día en esa playa.
Terrible sorpresa fue despertar y ver que llovía a cantaros, por ende se había frustrado el encuentro con nuestras nuevas amigas. Pasó todo el día y la noche y no paró de llover y a mi solo me preocupaba el no poder ver a esa mujer que tan loco me había dejado la noche anterior. A la noche fuimos al único boliche que había en Atlantida y entre cerveza y cerveza, vemos con mucho agrado entrar a nuestras 4 nuevas amigas y volvió la alegría al grupo. Cada uno se puso a hablar con una chica como la noche pasada con la diferencia que 2 de ellas se fueron con unos chicos del boliche y yo quede con la que me había lamido la noche anterior. Automáticamente y sin mediar palabra me dice, es tarde, vamos a tu hotel o a mi casa, vivo cerca de acá! Mi sorpresa fue tremenda y mas mi desesperación sabiendo que en el hotel donde estábamos no había chance entrar con gente de afuera, por lo que respondí: vamos a tu casa.
Viajamos 15 minutos por una ruta hasta llegar a un conjunto de casitas sobre el mar, yo iba en un auto y mi chica con su prima iba en el otro. Llegamos a su casa la prima desapareció y yo quede con mi chica en su habitación. Ella se tiró en la cama y me dijo, no tengo mucho tiempo, mañana llega mi novio, lo que hizo que me vuelva a dar un poco de miedo, cosa que se me paso tan rápido como lo que tardó ella en levantarse la remera y mostrarme los grandes pechos sin corpiño, parados, y con unos hermosos pezones rosas y duros. Me tiré encima de ella y comencé a chuparlos, los mordí, los saboree mucho, beso va beso viene, empiezo a sacarle la ropa, no de a poco porque todo venia con cierta furia y desenfreno y ella hacia lo mismo conmigo. Desnudos los dos, bajo recorriendo su cuerpo con mi lengua hasta su vagina y comienzo a chuparla, me encanta chumársela y sentir como se moja en mi cara, por que se mojaba a full, en segundos tuve la cara como aceitada, resbaladiza, estaba empapada y ella solo se levantaba de su posición para pasarme la lengua por el mentón y los labios como si le gustara su propio fluido, lo chupaba de mi cara y automáticamente me mandaba para abajo mientras hacia pequeños gestos de placer pero sin levantar la voz, cosa que me intrigó un poco, no tanto como para parar, ella se movía y se contoneaba para todos lados pero no hacia ruido alguno, lo único que dijo es: dejame que te la chupe yo ahora…Para que aclarar que fue una de las chupadas mas viciosas que me practicaron en mi vida, se la comía entera , le pasaba la lengua, volvía a comérsela y se refregaba mi miembro por la cara y las tetas, hasta que no aguante mas lo tenia duro y rojo parado y bien duro, le pedí que parara, no quería acabarme tan rápido. No paso mucho tiempo y yo ya estaba dentro de ella, ni me acuerdo cuando ni como, solo se que en un momento mire si tenia puesto el preservativo, ella en cuatro patas y yo dándole de atrás con movimientos bruscos, en ese momento escucho un ruido, asustado me compongo de la borrachera y la excitación pensando que venia el novio y me doy cuenta que la prima estaba mirando por la puerta entre abierta, le comento a mi compañera y ella me dice, Claudia es muy calentona y no soporta escuchar sin poder ver…Pero no viene tu novio? Le pregunto yo, aun con miedo, si pero llega a las 12 del mediodía.  Y que hacemos con tu prima? Dejala me dice, o queres que pase? El cielo, el cielo en 2 segundos…puede? Pregunto incrédulo, Obvio me contesta. No termina de decir la palabra obvio que claudia estaba en la cama tocándome la pija y diciéndome cógela, cógela fuerte que le gusta mucho, dale porteño mostrale como coge un argentino, la verdad que no me tocó para nada el orgullo, solo estaba tan caliente que seguí para delante y acabé creo que a los tres minutos. Claudia se fue y volvió con una bandeja con jugo y un cenicero, fumas marihuana? me pregunto y yo ni lerdo ni perezoso asentí con la cabeza. Fumamos y al toque estábamos los tres nuevamente enroscados, luego de eso veo a la prima tocando disimuladamente a mi chica (irónicamente no recuerdo su nombre, lo juro) lo que  me hizo pensar que no era su prima, o si, nunca lo supe.  Me senté y vi como claudia le practicaba sexo oral a su “prima” con unas ganas! le tocaba el culo mientras se la chupaba y me decía: te gusta putito? Le queres hacer la cola? Mira como le doy un besito en el culo, a esta puta le encanta que le hagan la cola, queres probar? no seas tímido, me agarró la pija y luego de chuparla un poco la escupió con furia y mi chica se volvió a poner en cuatro, al bajar la vista veo que se estaba metiendo un dedo en el culo y me decía, mirá como lo tengo, métemela en la cola….No necesite mucho mas para que se me pare de nuevo, estaba tan caliente! Comencé a meterle la pija de a poco, despacio, como dicen los libros y de golpe salto con violencia para atrás y se la metió toda, fue un reflejo casi animal, ahí si que gritó y sin culpas, mientras yo le hacia la cola, Claudia le chupaba la concha desde abajo y se tocaba y yo la  bombeaba y ella me decía: más fuerte, mas fuerte!!! Tampoco tarde mucho en acabar ya que la escena era muy erótica y Claudia le apretaba los pezones y le decía que la quería escuchar como gritaba de placer, para que contar que al sacarla me pidió que le acabara en la cara a la prima, era como que comandaba la escena y a mi no me molestaba mucho ya que todo lo que ella pedía excedía mis fantasías mas oscuras, saque mi pija y le acabe en la cara, ella jugaba con mi leche y se la pasaba con la lengua a su prima, terminó haciéndole tragar la leche y se dieron un largo beso. Fumamos otro porro y claudia me dijo, te vas a acordar de esta noche, flaco. Y como no me voy a acordar si es el día de hoy que me sigo masturbando pensando en claudia y su prima, aun guardo un papelito en la billetera con su teléfono, 42XXXXXes su numero y si no me creen pueden llamar, pregunten por la prima de claudia, quizás aun viva ahí
.

space//GO TO TOP-PAGE

 

Relatos eroticos   Envianos tu relato !!

VOS TAMBIEN PODES COLABORAR CON FANTASY ENVIANDONOS TU RELATO A SOCIOS@FANTASY-SEX-SHOP.COM.AR

SI TU RELATO ES PUBLICADO SOLICITANOS TU REGALO EN LA PROXIMA CPRA. O UN VALE CON DESCUENTOS!!

space//GO TO TOP-PAGE